comunicado: LA CIUDAD Y LOS DESAFÍOS FRENTE AL COVID-19

La actual crisis global del Covid-19 comienza a golpear a Latinoamérica con un pronóstico preocupante, exhibiendo la precariedad social y sanitaria a la que nos expone la privatización de las funciones básicas del Estado en casi 50 años de neoliberalismo originado en Chile. En el país, la pandemia paralizó 5 meses de una agitación política-social centrada en cuestionar nuestro modo de hacer las cosas, nos opusimos férreamente a la excesiva orientación del mercado en torno a la salud, pensiones, educación, transportes, vivienda, y ahora aflora mucho más que antes el problema de nuestras ciudades y entornos residenciales como factores de riesgo de contagio. 

Ante una inminente discusión que replanteará nuestra forma de concebir el funcionamiento y calidad de nuestras ciudades y viviendas en Chile y en el mundo, es importante entender que tanto el Estallido Social como la actual pandemia global han puesto de manifiesto la necesidad de superar el mito del mercado como el más eficiente distribuidor de los recursos urbanos-territoriales, sobre todo en torno al suelo y vivienda, cuyos mercados fuertemente competitivos derivan en adoptar lógicas especulativas y de rentabilidad económica en vez de satisfacer necesidades sociales básicas, provocando realidades sociales muy desiguales y hasta opuestas en un mismo territorio. 

Como ONG comprometida con el cambio social, pensamos que una forma de avanzar hacia el mejoramiento general de las condiciones de vida en los territorios, y por ende mejorar los estándares sanitarios frente a futuras catástrofes como esta, pasa por la obligación de fortalecer a los Gobiernos Locales respecto al resguardo de determinados recursos para la satisfacción de necesidades sociales. En este sentido, el derecho a la ciudad y una vivienda digna claman por la consagración de su rol social, en base a la descentralización y desconcentración de las actividades humanas, permitiendo avanzar hacia una cotidianidad a escala humana involucrada con la participación directa en las decisiones que afecta nuestros entornos vitales, regenerando las relaciones sociales y con la naturaleza. 

ONG Observatorio Ciudades Integradas al Territorio

18 de Abril de 2020

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *